¿Qué quiere decir MALINCHISMO?

Una palabra con historia y casi exclusivamente entendida en el contexto histórico mexicano, es el término MALINCHISMO, de cuño tan antiguo como el origen mismo de mi país. El DRAE de 2001 define este sustantivo de la siguiente forma:

MALINCHISMO: De MALINCHE, apodo de MARINA, amante de Hernán Cortés muy usado en México. Actitud de quien muestra apego a lo extranjero con menosprecio de lo propio. 2. En Honduras, se dice de la persona, movimiento o institución que comete traición.”

MALINCHISTA es el nombre coloquial que se aplica a las personas –mexicanas o no- que menosprecian o consideran de menor calidad, las costumbres y en general todo lo que se produce y se refiere a su propio país.

Sin embargo, el sustantivo MALINCHISMO es entendido sólo en el contexto de la historia de MÉXICO. Tuvo su origen en “LA MALINCHE”, mujer que acompañó a HERNÁN CORTÉS durante la conquista de lo que hoy es el altiplano mexicano, entre 1519 y 1521. Se cuenta que fue entregada a Cortés como un regalo -tal cual era la costumbre de entonces- y que dada su cultura y habilidad lingüística fungió como guía e intérprete del conquistador ante el EMPERADOR AZTECA MOCTEZUMA XOCOYOTZIN o MOCTEZUMA II.

imagesQU10PVV1

Hernán Cortés es recibido por el tlatoani Moctezuma (al centro se aprecia el rostro de Malinche) con túnica blanca. Diego Rivera

De ella se dicen muchas cosas, pero de lo que no cabe duda es el amor, respeto o temor que le tuvo a Hernán Cortés, veneración que, CREO YO ha sido mal comprendida HISTÓRICAMENTE. Recordemos que la piel clara y el cabello rubio de algunos de ellos (el siniestro PEDRO DE ALVARADO quien es recordado además de su cruel carácter por poseer esa descripción física) era la señal que hizo que se viera a los extranjeros como los dioses que esperaban: entre ellos TONATIU (el Sol). Si una gran mayoría del pueblo pensaba que eran seres divinos ¿Qué le hubiera tocado hacer a MALINCHE frente a un DIOS? ¿Desobedecerlo?

Cuentan las crónicas de entonces que fue gracias a la ayuda de esta mujer que los conquistadores españoles fueron capaces de establecer alianzas y pactos con otros pueblos para obtener ayuda en contra de los aztecas y conquistar así el actual territorio de lo que hoy es México.

images63VCVHWB

Cortés y Malinche por José Clemente Orozco 

Encontrar un término en idioma español que explique de manera tan apropiada esa actitud de admiración ciega de lo extranjero, de entreguismo mental a los productos o personas venidos de fuera del país es tarea ardua y complicada.

En España se utiliza la palabra EXTRANJERISMO que queda definida por el DRAE como la “afición desmedida a [las] costumbres extranjeras”. La palabra INTERNACIONALISMO es otra APLICABLE; queda definida como: “[…] la doctrina o actitud que antepone la consideración o estima de lo internacional a la de lo puramente nacional”.

Sin embargo, nos queda claro que el término MALINCHISMO se incluyó recientemente al DRAE (Edición 21ª, 1992) a falta de una mejor palabra que se contraponga a su antónimo natural: CHAUVINISMO, el amor desmedido por lo nacional. La influencia de México -la nación con más hispanoparlantes del mundo- para su inclusión en el DRAE es indudable, y dado que dicho término es de uso tan común en ciertas partes de América (México, Guatemala y Honduras),  llenó un vacío en ese concepto del idioma español justo hasta antes de esa 21ª. edición del DRAE.

El MALINCHISMO EN LA ACTUALIDAD

A pesar de un ser un término de origen remoto y con raíces históricas no es un secreto que en México existe TODAVÍA un culto y una veneración CASI INEXPLICABLE a lo extranjero. En los tiempos de “EL PORFIRIATO” -gobierno del Presidente Porfirio Díaz, 1877-1910- el MALINCHISMO se manifestaba con una admiración desmedida por todo lo que provenía de EUROPA, principalmente de FRANCIA.

Sin embargo, la actitud MALINCHISTA es un hecho cierto y sigue tan vigente hoy en día como ayer; es una actitud tan extendida que choca. Las clases alta y media mexicanas de la actualidad se sienten más que atraídas y a veces falsamente identificadas con todo lo ESTADOUNIDENSE: sus costumbres; su modo de vida –el American Way of Life-; sus deportes; su idioma (inglés, por supuesto) e incluso hasta su sentido del humor francamente SIMPLÓN.  ¿Quién no se ha topado con gente así?

¿Es malo ser MALINCHISTA? Considero que NO es malo admirar lo extranjero; sin embargo tampoco es bueno CRITICAR IRRACIONAL E INCESANTEMENTE todo lo nacional y calificarlo como DEFECTUOSOINFERIOR o de MENOR CALIDAD SIN FUNDAMENTO. Nos queda claro que  NO siempre lo extranjero es lo mejor. Es muy fácil criticar y muy difícil cambiar la propia actitud. Si criticar y admirar lo extranjero es ser desleal con tu pueblo es necesario reconsiderar nuestros verdaderos deseos y valores… y  por qué no… hasta la propia ciudadanía. Lo peor sería tratar de encajar en una sociedad que se admira y ser rechazado con actitudes xenófobas. Eso si sería trágico.

Ustedes ¿qué opinan?

El Mentor Lingüístico

Siguiente entrega: ¿Qué quiere decir CHAUVINISTA?

DRAE: Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia Española.

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Comentarios

  • man  On 3 abril, 2017 at 8:21 am

    Admirar lo extranjero no es malo. Lo malo esta en tener una imagen idealizada de lo extranjero. Eso es ignorancia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: